miércoles, 5 de enero de 2011

El perdon de nosotros mismos



Perdonar es tambien perdonarse a sí mismo y el alma se libera de odios y rencores.

El resentimiento y el desasosiego del que no perdona hace mucho daño a los que le rodean y a él mismo.

El perdon es la posibilidad de reconocer, de observar sin una personalidad y de forma simple, ver la inocencia donde no se encuentra.

Al darle un espacio en nuestros corazones a lo Divino y permitir ser su instrumento, damos la oportunidad de perdonarnos, de reconocernos, de aceptar lo que somos, y conocernos en una mayor profundidad.

Al aceptar el perdon en mi, doy la oportunidad a aceptarlo en los demas, ya que ahora no solo le doy un espacio a lo Divino en mi, si no que lo observo en cada ser.

Cada ser se transforma en instrumento Divino, cada alma es reconocida por su presencia divina, donde el perdon transforma las situaciones y los dolores.

El perdon, una simple palabra, pero dificil de aceptarla, al vivir el perdon vivimos la renuncia, dejamos a un lado el orgullo, el apego, una idea y pasamos a solo ser, no esperamos algo a cambio, no esperamos una respuesta, solo somos.

Solo ser, es ser instrumento Divino, y reconocer a lo divino en las almas, en cada expresion de la vida.

Perdonar es Renunciar

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.