jueves, 29 de julio de 2010

Las Afirmaciones

Como concepto una” afirmación” es un pensamiento positivo escogido conscientemente y sembrado en nuestra mente-corazón mediante el proceso de la repetición para lograr un cambio en nuestra vida.

Muchos sabios y profetas tanto antiguos como recientes sostienen que si le das a tu mente-corazón un propósito o una idea el universo conspirara para que lo que tú quieras se haga realidad. Utilizando el proceso natural de aprendizaje de la mente que es la repetición.
Las afirmaciones es una herramienta simple, pero poderosa, que se basa en repetir constantemente una frase con aquello que deseamos o necesitamos. La mayoría de la gente desconoce el poder interior del que disponemos para conseguir nuestros objetivos.
La razón siempre está al servicio del corazón, por lo tanto cuando la mente está positiva y expansiva, el corazón está alegre y esta alegría es la que riega vitalidad a nuestros cuerpo y felicidad a nuestra vida.

Una forma efectiva de utilizar las afirmaciones es reemplazando los pensamientos negativos por el opuesto. Cuantas veces no nos encontramos pensando y diciendo por ejemplo; Soy incapaz, no estoy capacitado, no podre, soy torpe, etc. La acción sería cambiar esta creencia pensando y escribiendo el pensamiento opuesto: Soy capaz, estoy capacitado, si puedo, soy inteligente. Este proceso es muy favorable porque podemos vaciar nuestra mente de ideas negativas y ocupar ese espacio con ideas positivas sobre nosotros mismos y sobre nuestro entorno.

Muchas veces consideramos nuestra mente como nuestro enemigo, pero si se sabe aprovechar su poder, es capaz de obrar increíbles milagros. El uso repetido de una afirmación realizado con firmeza, solidez y constancia indudablemente logra cambios en nuestra vida, ya que colabora a programar nuestra mente para transmutar todo aquello que veamos como limitaciones en posibilidades.
Algunos practicantes puede que piensen ¿Porque no se cumplen mis afirmaciones?
El mejor termómetro para ver si estamos conectados con la intención que deseamos Es reflexionar ¿lo que afirmo está en sintonía con lo que siento?

Si yo afirmo; "tengo un nuevo trabajo ganando 8,000 $ al mes, cerca de mi casa y con un horario flexible" y lo que siento es incredulidad, entonces lo que siento NO está en sintonía con lo que estoy afirmando.
Es posible que no nos creamos merecedores de nuestro propio bien, y nos resulta más fácil creer que nos puede caer un rayo encima que creernos que podemos ser felices y que tenemos la capacidad de crearnos una vida maravillosa.
Es este sentido es importante que trabajemos con nuestro sistema de creencias. Estas creencias son las que nos impiden alcanzar nuestros anhelos más profundos, porque carcomen nuestra voluntad. Debemos convertir nuestras creencias en un aliado en el logro de nuestras metas. En este aspecto la práctica de las afirmaciones es realmente valiosa para conectar con nuestros dones y conseguir cambios en nosotros mismos.

Por eso necesitamos confiar que lo que estamos afirmando. De lo demás se encargara lo divino, el universo, dios, como lo queramos llamar.
Un Ejemplo de esto sería como pedir comida en un restaurante; después que pido continúo hablando con las personas en nuestra mesa, disfrutando del momento. Lo que NO hacemos es ir a la cocina ni perseguimos a los camareros preguntándoles "¿dónde está mi comida?, ¿cuánto va a tardar?, tengo prisa, me urge, que no ven que lo necesito.

Con las afirmaciones necesitamos hacer lo mismo: SOLTAR. Pedimos lo que queremos y confiamos, sabiendo que nos llegará de la mejor forma y en el momento adecuado. Al principio, tus afirmaciones son como el brote de una planta que va lentamente empujando su tallo hacia la superficie. Tú no lo ves, pero está allí, empujando hacia la luz.
Por último debemos estar abiertos a recibir lo que hemos afirmado. Esto quiere decir que seguimos con nuestras vidas en el aquí y el ahora, agradeciendo lo que ya tenemos y siendo felices. El secreto del éxito es ser feliz ahora, no esperar a que nos llegue lo que hemos pedido para estar plenos y dichosos.


A continuación se exponen 10 pasos para tener más efectividad al momento de realizar nuestras afirmaciones:
1-) Escribir las afirmaciones. Se dice que un buen número serian 5. (Se recomienda escribirlas con lápices de colores, y con buena letra en un papel liso y sin arrugas, poner música clásica. Esto con el fin de aprovechar el potencial de los dos hemisferios de nuestro cerebro (izquierdo con la lógica y la ciencia; el derecho con la imaginación y el arte).
2-) Deben incluir tu nombre propio
3-) Deben ser positivas. No utilizar la palabra “NO”.
4-) Deben hacer referencia al resultado final que deseas lograr. Con la palabra clave de la limitante que se quiere superar
5-) Deben escribirse en tiempo presente. Con sentido de permanencia. (plena, absoluto, siempre, toda la vida, etc).
6-) Es conveniente leerlas en voz alta, porque nuestra voz es familiar al subconsciente entonces lo penetra y este cree lo que está oyendo.
7-) Inmediatamente después de leer, visualizar lo que acaba de decir. Sentir la emoción, la alegría, la satisfacción como si ya se hubiese cumplido. (Visualización Creativa).
8-) Repetirlas y escribirlas cuantas veces sea posible hasta lograr memorizarlas. (Se dice que las horas más efectivas son antes de irse a dormir y al levantarse).
9-) Darse cuenta de las resistencias que afloran al momento de hacer las afirmaciones. (Estas son los miedos, los sentimientos, las creencias que han hecho que hasta ahora no fuesen real en tu vida).
10-) Adoptar una actitud abierta y activa, como si ya lo que afirmas estuviera instalada en tu vida. (Actuar),
Es importante aclarar que las afirmaciones no actúan por arte de magia, sino que trabajan al unísono con las resistencias. Por eso es importante que te observes a ti mismo, que puedas identificar las respuestas de tu cuerpo y tu mente a las afirmaciones. Si trabajas con ambos los resultados se notaran mas temprano que tarde.

Reflexión

Del mismo modo que un jardinero cultiva su terreno quitando las malas hierbas, plantando las flores y frutos que necesita, así puede un ser humano cuidar el jardín de su mente, limpiándola de todos los malos, inútiles y limitantes pensamientos, cultivando hacia la perfección las flores y los frutos de pensamientos correctos, positivos, útiles y puros.

martes, 20 de julio de 2010

Nuestros Recursos



Podemos llamar recursos a las infinitas posibilidades y potencialidades que La Divina Madre nos ha regalado. Estas pueden ser tanto materiales como espirituales.

Como seres humanos hemos sido dotados de un sin fín de recursos que los percibimos y transmitimos a través de cada uno de nuestros sentidos. Es así como podemos acariciar, escuchar, expresarnos a través de nuestras palabras y de nuestro cuerpo, como podemos saborear, oler la cantidad de aromas que nos regala la naturaleza, además de razonar y usar toda nuestra creatividad para desarrollarnos en nuestros estudios y profesiones.

Una de las potencialidades que tenemos siempre a la vista es la de ser creadores de nuestro propio destino. Es así como vamos creando, primero en nuestras mentes, y luego en nuestras vidas todas las cosas materiales y espirituales que hoy en día tenemos y vamos desarrollando poco a poco.

El proceso creativo nunca termina, siempre habrá algo qué desarrollar o crear desde que nacemos hasta que lleguemos a la unión con La Divina Madre.

El ambiente en el que vivimos también es una pieza importante en nuestras vidas ya que todos los recursos ambientales son para el disfrute y el beneficio tanto de nosotros como de los otros seres vivos con los que nos corresponde interactuar.

Todos los recursos que poseemos están allí en nuestro entorno ahora nos corresponde a cada uno de nosotros ver de qué manera lo utilizamos para desarrollarnos y desenvolvernos como seres humanos y espirituales.

Es una invitación para que cada uno de nosotros reflexionemos con qué recursos trabajamos para desarrollarnos para beneficio del alma y de cada uno de nuestros semejantes.


martes, 13 de julio de 2010

Entrenamiento Físico, Mental y Espiritual



El camino del desenvolvimiento espiritual, es un trabajo sistemático, metódico, constante, continuo, honesto sobre sí mismo, tanto en el orden mental, físico como espiritual.

El entrenamiento del cuerpo físico y mental es una conducta responsable habitual, se inicia con caminatas suaves; ejercicios físicos y respiratorios; trabajos manuales; alimentación adecuada; horas de sueños suficientes; descansos pertinentes durante el día, además de los ejercicios espirituales que disciplinan la mente como la meditación, la oración, lecturas espirituales, examen retrospectivo.

Este continuo entrenamiento motiva el anhelo del desenvolvimiento, nuestros hábitos se hacen conscientes, el cambio permanente se convierte en una forma de vida, las energías están disponibles para explorar el camino, la voluntad vence la inercia, la intención es real plasmándose en lo que hemos elegido el desenvolvimiento espiritual.

miércoles, 7 de julio de 2010

La inteligencia social



La inteligencia social es la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, y la habilidad para manejarlos. El tema fue popularizado por Daniel Goleman, con su célebre libro: Emotional Intelligence, publicado el 20 de enero de 1995.
Goleman estima que la inteligencia emocional se puede organizar en cinco capacidades: conocer las emociones y sentimientos propios, manejarlos, reconocerlos, crear la propia motivación, y gestionar las relaciones. (Al leer estas capacidades las relaciono inmediatamente con los pasos de la meditación afectiva de Cafh: Cuadro, sensaciones, propósito, consecuencia).

El autor también nos ilustra de manera científica, explicando que el descubrimiento más importante de la neurociencia es que nuestro sistema neuronal está programado para conectarse con los demás, ya que el mismo diseño del cerebro nos torna sociables al establecer inexorablemente un vínculo intercerebral con las personas con las que nos relacionamos. Ese puente neuronal nos deja a merced del efecto que los demás provocan en nuestro cerebro y a través de él en nuestro cuerpo.

Goleman, revela las claves neurológicas de las relaciones humanas y explica que estamos “programados para conectarnos” con los demás y que las relaciones interpersonales tienen un impacto muy profundo en nuestras vidas. Los seres humanos tenemos una predisposición natural hacia la empatía, la cooperación y el altruismo y por lo tanto necesitamos desarrollar la inteligencia social.
El trato cotidiano con nuestros padres, parejas, hijos, jefes, amigos, compañeros e incluso con extraños, conforma nuestro cerebro y afecta a todas las células de nuestro cuerpo hasta el nivel de los genes.

Participamos constantemente en una especie de “danza neuronal” que nos conecta -de cerebro a cerebro- con las personas que nos rodean.
Las relaciones interpersonales poseen un impacto biológico de largo alcance porque afectan a las hormonas que regulan tanto nuestro corazón como nuestro sistema inmunológico, de modo que las buenas relaciones interpersonales actúan como las vitaminas y las malas relaciones como el veneno.

Y nada mejor que fortalecer esa relación neuronal con un estado de conciencia en expansión, siendo egoentes, es decir concientes de nosotros mismo, de nuestra relación con el todo, y discernir la forma de responder a la responsabilidad que implica esa conciencia, firmes en el propósito de que nuestra presencia sea un aporte positivo en la sociedad.

Que esa relación no sea más que una relación de mente a mente, que sea un aprendizaje armonioso de almas amorosamente comprometidas.
Descubrirnos y hacer contacto con las herramientas para lograr esa conexión es todo un desafío de positiva transformación individual y colectiva (conexión con el todo).

El Espíritu de Renuncia, nos ayuda a visualizar nuestras fortalezas y debilidades de manera objetiva, llevándonos a despertar en nosotros un profundo sentido de participación y amor por todos y por todo, permitiéndonos desarrollar nuestro estado de conciencia situacional, la que determina nuestra respuesta efectiva en situaciones sociales. Esto significa valernos de nuestros recursos (intuición, empatía e inteligencia) para decidir, por ejemplo, si debemos hablar o simplemente callar, concientes de que de igual manera estamos participando, teniendo en claro nuestro compromiso de participación responsable, efectiva, en empatía en lo individual y colectivo.

Somos una unidad con toda la humanidad en lo físico, mental y espiritual, y también en lo personal y lo colectivo. Nuestra vida influye en el mundo que nos rodea tanto como el mundo influye sobre nosotros. Hay un vínculo relacional entre “nosotros” y “los otros”. Y ese vínculo es el que hace posible que volquemos sobre el mundo el amor que somos capaces de brindar como expresión de nuestra participación y expansión interior.

Es por ello que vivir con armonía y mesura implica reconocer esta unidad y lograr la armonía entre lo personal y lo colectivo, entre el mundo interior y el exterior, entre lo contingente y lo trascendente, entre el instante presente y la eternidad. Esta armonía y mesura no son objetivos utópicos; las podemos lograr a través de un trabajo interior metódico, consecuente y escrupuloso en el contexto del sentido trascendente de la vida.

jueves, 1 de julio de 2010

Ecologia Interior



Permítame abordar este tema que nos mueve a pensar y discernir en su significado. Primeramente partamos del significado etimológico de la palabra Ecología: ciencia que estudia a los seres vivos y su interrelación con su ambiente.

Entonces Ecología interior vendría a ser lo hace el ser humano con su sentimientos, pensamientos y determinaciones en función de su vida, es decir, como vive en relación consigo mismo y con su entorno que serían los seres con que se relaciona y con la naturaleza misma.

Resulta muy evidente las relaciones externas ya que son las que son tangibles y se pueden medir sin son positivas o no o simplemente si se mantienen en armonía o no. Pero las relaciones internas no se ven, pero su efecto se ve reflejado en esas interrelaciones que el ser humano lleva a cabo con su entorno, ya sea biótico o abiótico. Y de allí surge la responsabilidad que el hombre ha tenido en relación a la presencia de caos o desarmonía que se esta viviendo en el mundo, donde la falta de consciencia a llevado a provocar cambios inapropiados en la naturaleza, afectando a otros seres vivos como los animales, plantas, microorganismos, virus, entre otros, y por supuesto a uno mismo como ser vivo y a sus interrelaciones.

Pensemos y meditemos, ¿Por qué la capa de ozono esta afectada? ¿Cómo están nuestros lagos y mares? ¿Cómo están los recursos naturales? ¿Están en abundancia? ¿Hay disponibilidad de agua? ¿Por qué hay mutaciones de especies? O mejor aún ¿Por qué hay especies en extinción? ¿Por qué hay migración de especies de animales a ambientes distintos a su hábitat natural? ¿Por qué están surgiendo enfermedades que antes estaban erradicadas? ¿Por qué esta incrementándose grados de temperatura en el planeta tierra y están contribuyendo a deshielo de los glaciares? Y así nos podríamos estar haciendo miles de preguntas y en muchas daríamos una respuesta en común: La falta de Conciencia espiritual.
Se ha producido un error en este gadget.