miércoles, 19 de agosto de 2009

La meditación


Meditar es entrar dentro ti


Llegar a lo mas profundo



Donde encontramos infinitas posibilidades y respuestas



Solo viendo mas alla de lo que percibimos, nos vamos descubriendo



Hasta lograr ver lo que somos realmente


Donde nos damos cuenta de que vamos
escribiendo cada paso, cada pensamiento cada

parte de nosotros, somos un universo de palabras



Entoces asi encontramos el valor y significado de cada

una de ellas, esa llave que abre mas de una puerta



Logrando asi vivir en el silencio



La meditación es:


Ejercicio para educar y silenciar la mente.

Alimentar el alma. Disciplinar el cuerpo físico.

Y alcanzar el extasis o shamadhi de los orientales.

Te mantiene en contacto con Dios... todo los días

Se ejercitan exclusivamente las ideas constructivas

Todo lo que es verdadero, noble, justo, puro, amable, laudable.

Todo lo que es virtud o mérito.


El ejercicio de la meditación es sencillo,

colocate en un cómodo sillón, con ropa suelta,

las manos sobre las piernas,

inhala, llena los pulmones con el prana de la vida,

luego expulsa o exhala el aire.


Mientras prácticas te darás cuenta

que saltan a tu mente muchos pensamientos

que te distraen, olvidando el ejercicio,

haz un superesfuerzo y continua haciendo la inhalación

y la exhalación, si aparece otro pensamiento

continua inhalando y exhalando,

hasta lograr cansar y silenciar la mente


La meditación debe realizarla por lo menos una hora diaria.


La meditación es una práctica constante que debemos hacer desde el primer momento que decidimos trabajar con nuestro desenvolvimiento interior.


Al principio es un ejercicio mecánico que va incorporando paulatinamente varios elementos, sentados en un lugar cómodo, la posición erguida de nuestra espalda, los pies juntos y apoyados al piso, las manos unidas, la cabeza derecha y los ojos cerrados. Inhalamos aire y exhalamos poco a poco, solicitamos la presencia divina y nos abandonamos a sus brazos y a su protección. Vamos trabajando mental y operativamente con cada una de las debilidades que como seres humanos nos hemos apropiado.


Resulta muy relajante y lleno de una poderosa energía comenzar nuestro día con un momento de meditación, esta nos ayuda primero a revisarnos como almas de crecimiento, segundo visualizamos la manera cómo vamos a ir resolviendo cada uno de esos elementos que queremos cambiar y que sabemos que no nos dejan avanzar y por último pedimos ayuda divina y nos trazamos metas que poco a poco van haciendo que nuestro ser vaya trabajando e incorporando nuevas formas y actitudes.




Me gusta acercarme a Tu orilla;
Sentir correr el agua
Transparente y refrescante.
Deleitarme con el color y los sonidos;
Y es entonces cuando el entorno
Va tomando distancia sutilmente.
Soy sólo un observador, una sensación,
Un propósito y la suma, como consecuencia.
Y en esa maravillosa corriente,
Los recursos fluyen…
Hago contacto con ellos…
Con solo observar
El flujo de la corriente penetra en mí ser
Y me convierto en el río,
En la montaña,
En el hombre que observa,
En miedo, y en alegría.
Los vivo, trasciendo,
Me nutro y regreso…
Siempre regreso….más serena,
Fortalecida, libre y agradecida.







La Meditación es una herramienta fabulosa que nos proporciona nuestro camino espiritual para exponer en ella, todos los eventos que de una u otra forma deseamos transformar, y de allí encontrar las respuestas a través de los propósitos que fluyen como consecuencia de dicha meditación.

La Meditación nos hace primero disponernos a detener primeramente nuestros pensamientos y acciones, para crear un estado de quietud en un lugar escogido y apartado, donde nos sintamos cómodos para iniciar esa conversación con la Divina Madre!

Cerrando los ojos, exponemos una idea a la Divinidad que deseamos transformar, resaltar o vivenciar con la intención de mejor nuestra relación con nosotros mismos y con los seres que nos toca relacionarnos a diario. Luego nos visualizamos en dicha situación, dejamos fluir las sensaciones que sentimos, generamos un propósito para que al final se genere el cambio ya sean de pensamientos, sentimientos y acciones en positivo.

A través de la Meditación alcanzamos un mayor estado de consciencia, y a la vez generamos una mayor participación e inclusión como ser espiritual.

Utilicemos esa herramienta de vida para que logremos nuestro desenvolvimiento…..

Se ha producido un error en este gadget.