domingo, 12 de julio de 2009

La Obediencia



LA OBEDENCIA


Oh! Tibia Obediencia, ven a mi
Envuelve en tus alas de humildad
para que mis pasos sean los tuyos


Oh! Real Obediencia, ven a mi
Lléname de tu rocío de voluntad
para que mis gestos sean los tuyos


Oh! Hermosa Obediencia, ven a mi
Muéstrame tus colores de consciencia
para que mis palabras sean las tuyas


Oh! Divina Obediencia, ven a mi
Enséñame tu grandeza de corazón
para que mis acciones sean las tuyas




Desde que somos niños nos repetian a cada momento que debiamos obedecer a mamá, a papá, a nuestros abuelos y demas personas. Cuando no obedeciamos nos castigaban de una u otra forma.



Ahora en el camino cuando se nos presente esta palabra: Obedecer, retumba y choca en nuestra mente y ponemos resistencia. No nos damos cuenta que en la vida diaria muchas situaciones a las que nos exponemos llevan implicita la obediencia.



Obedecemos a las leyes de Dios, obedecemos a las leyes de transito, obedecemos a nuestra sociedad.

Asi nos damos cuenta que la obediencia es transitar por un recto camino. Obedecemos cuando hacemos algo y sentimos que hemos puesto en ello todo nuestro amor, obedecemos cuando ayudamos a otros, cuando nos damos , sin pedir nada a cambio.


Recuerdo que muchas veces nos dijeron en el camino: "El que obedece no se equivoca", y esta frase está llena de una gran sabiduría. El que obedece y va haciendo realmente lo que le dicta el corazón y la razón está muy lejos de fallar.



Cuando obedecemos estamos trabajando en nuestro crecimiento interior y de esta forma fortalecemos nuestro estado de conciencia.






Talento maravilloso del que Ama
Cualidad eminente del virtuoso
Cumplir lo que nos ordenan, sin resistir
Coherencia entre la intención y la actitud
Escuchar con atención lo que nos ordenan, sin objetar
Respuesta primigenia sin raciocinio que damos al recibir un mensaje
Acatar lo anunciado, sin la deprimente opción del intelecto
Descubrir los vicios psicológicos que enturbian la obediencia.





"Obedecer nos lleva a situaciones que no imaginamos"




Trabajemos la obediencia para que esta se transforme en una actitud comprometida de colaboración y participación.



Para sentirla no como una obligación sino como un estilo de vida que enriquezca y fortalezca las buenas relaciones de manera productiva, constructiva y equilibrada.
Para nuestra evolución, la social y la universal.



Se ha producido un error en este gadget.