sábado, 27 de febrero de 2010

El Estudio como Adquisición de Conocimiento



Estudiar es una forma de adquirir información que contribuye a elevar nuestro nivel de comprensión y desarrollo en la vida. En los primeros tiempos es producto de una obligación que nos impone nuestros padres o familiares para que vayamos abonando nuestra mente y escalando en los diferentes niveles educacionales.


Cuando alcanzamos una cierta madurez mental, podemos estar tomando decisiones acerca de lecturas o nuevos cursos que queremos realizar, en pro de acelerar el proceso de aprendizaje y un mejor desenvolvimiento a nivel personal y laboral. También podemos simplemente ser receptores de la gran diversidad de formas de información tales como radio, televisión, prensa e internet y ser selectivos de lo que realmente necesitamos no solo para nosotros mismos sino para los seres con quien nos relacionamos de manera incluyente. No podemos además dejar a un lado, aquel conocimiento producto de la socialización del mismo dado por las interrelaciones personales, donde escuchamos a los otros seres con respeto y atención, sin prejuicios ni anulaciones previas de dicho conocimiento.


Estudiar implica un método de organización, análisis y almacenamiento de lo que recibimos e internalizamos. Implica un esfuerzo propio y mantenido en el tiempo, para que realmente de frutos, tales como un nuevo aprendizaje, una comprensión de lo aprendido hasta su traslado al saber, que nos haga alcanzar nuevas comprensiones de ese conocimiento en particular.
La incorporación de nuevos conocimientos, sus validaciones a través de su análisis, nos pueden conducir a tener mejores capacidades y destrezas para desenvolvernos como seres útiles a la sociedad en que vivimos, manteniéndonos a la par con el progreso de la humanidad, en donde vamos a compartir dichos conocimientos dentro de una actitud de participación activa y espiritual, con los seres que nos rodean.


¡Seamos activos en la búsqueda del conocimiento
Que estimulen sentimientos nobles y positivos!

2 comentarios:

Alma dijo...

A mis 50 años, yo tambien estoy estudiando, pero no en una universidad, ni en la escuela de la vida en la que tuve que aprender mientras crecí, porque mis padres no me podian pagar estudios. Solo tenía tiempo para ir a trabajar, los domingos ir a misa y poco más, pero ahora soy yo, sin miedos y sin creerme todo lo que acontece delante de mi, ni en los escaparates, ni en la tele, ni en lo que dicen, o dirán.

TOMO LOS LIBROS QUE YO DESEO PARA CRECER Y PARA PODER COMPRENDER COMO FUNCIONAN TODAS LAS LEYES EN EL UNIVERSO, PERO FUERA DE TODA RELIGIÓN Y DOGMAS QUE NO ME DEJAN PENSAR.

Ahora puedo decidir que asignatura me combiene, qué es lo que deseo y busco, para encontrarme a mi misma, para poder comprenderme mejor y aprender a ser más felíz.

Lilibeth dijo...

Gracias Alma! por ese feeback acerca de mi inspiración! En nuestros grupo espiritual estamos abiertos a sus impresiones y atenciónes.

Se ha producido un error en este gadget.