lunes, 26 de octubre de 2009

Vivir con Sabiduria


La vida de un sabio es flexible, armónica, reflexiva,
en permanente discernimiento, se ama y da amor, instuitivo, lucido.

Tiene respuestas oportunas, acertivas, efectivas, directas.
Ajusta los errores y aciertos.
Tiene la habilidad de crear nuevas situaciones.
Percibe la situación real.
No juzga, ni reprocha a nadie.
Respeta y trata delicadamente a sus semejantes.
Siente el dolor ajeno como suyo.

Ahora bien ¿cómo reaccionas tú en el diario vivir?
Ante la solicitud de "una lismona que te pide un mendigo"
Con este ejemplo, te invito a responder con sinceridad
"Si te piden una lismona"

Juzgas y opinas antes de saber la causa
Lo tratas mal
Le dices que se retire
Con un tono despectivo le dices que no tienes dinero
Aceleras el paso o el carro
Dices que esta ante esa situación porque esta pagando karma
Piensas que lo va a usar para emborracharse
Lo miras con desprecio
Le brindas una oración y lo bendices
Le ofreces comida - ropa en vez de dinero
Lo sientas a la mesa y le das comida
Le hablas con cariño
Le brindas una sonrisa

En esta infinidad de respuesta, ¿dónde te ubicas tú?

¿Cómo respondiste a esa necesidad?
De manera efectiva, sabia y real, o de manera irónica,
autoritaria, ineficaz, injusta, discriminatoria,..

1 comentario:

Alma dijo...

Cuando veo un pobre por la calle, jamás juzgo, eso no me pertenece a mi.

La mayoría de veces doy limosna e intento bendecirlo y desde mi silencio pido al Padre para que salga de esa situación y en su nombre pido perdón para que quede libre de todo.

Todos pensamos que son pobres, pero yo me pregunto cuantas cosas esos seres serían capaces de enseñarnos...sus vidas seguro están repletas de valores que no son materiales...aunque sus cuerpos están tocando el humbral de la pobreza, nada tiene que ver la riqueza interior llena de humildad que han podido acumular desde eso llamado, no tener nada y poseerlo todo.

Saludos humildes.

Se ha producido un error en este gadget.